La derrota de la U

  1. Pese al gol de Pinilla a los 5′, la U ya iba perdiendo. A Paredes le quedaban ochenta y cinco minutos para poner orden y los de azul lo sabían. La crisis interna al interior del popular ni el fantasma de Guede abandonando y volviendo a la banca para nuevamente irse eran suficientes para silenciar el (los) grito de gol iniciados por el Cacique albo, que era prenda de garantía para convertir el temor en fiesta. La U tiene a Pinilla, pero Colo Colo tiene a Paredes. La U también tiene a Herrera, pero a Paredes eso no le afecta. La U incluso tiene al Pizarro que hace goles por Libertadores, pero sabemos a quien tiene Colo Colo. La U tiene una hinchada incondicional que llena los estadios en todo Chile y alienta ciento veinte minutos, e incluso un presidente que contrata una grúa para levantar un tremendo lienzo en forma de chuncho, pero Paredes se levanta solo y mete más miedo. Incluso los albos tienen a Valdivia, Valdés y Baeza, pero lo importante es que esté Paredes. Paredes, Paredes, Paredes, el gran responsable de estos últimos años de humillaciones y derrotas inexplicables en la U, incluso en la era Sampaoli (Q.E.P.D).

  2. Los hinchas de la U esperaban ganar para romper la mala racha y afirmar el paso para salir campeón, e incluso algunos colocolinos querían perder por goleada -si era necesario- para ver caer al fin a Guede.
  3. El próximo partido será a siete fechas del final del torneo, probablemente teniendo a la U como candidato al título junto a Católica y quizás los de Macul, y el hincha azul sabe que es muy probable perder de visita porque así ha sido durante los últimos diecisiete años; por lo mismo, en el fútbol ficción de cada corazón azul hubiesen optado por jugar primero de visita y después de local, total en Pedrero se va a perder igual (muy probablemente, dicho está). A esta altura, el negocio azul esta en salir campeón pese a perder los clásicos, mientras Paredes esté vivo. El consuelo que también queda es que menos mal explotó recién a los veintiocho años, si no quizás que gallo súper poderoso nos cantaría.

Por: Adrián Alberto Barraza

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*